miércoles, 4 de enero de 2017

Argentina: detienen a una “mae” umbanda por la tortura y asesinato ritual de un niño




Aunque la causa por el abuso, los tormentos y el asesinato de un niño de cuatro años en septiembre del año pasado en una vivienda del barrio Las Avenidas (Mar del Plata, Buenos Aires) tendrá su debate oral y público con los cuidadores del niño como imputados, la continuidad de la investigación tuvo un nuevo avance el pasado 28 de diciembre por la noche. Una mujer que actúa como “mae umbanda” fue detenida en la puerta de la casa donde ocurrió el crimen acusada de instigarlo. Lo cuenta el medio 0223.

Rosana Toledo –madre de la joven detenida horas después del hallazgo del cuerpo sin vida de Federico Uriel Cisneros– fue detenida a las diez de la noche del día 28 por personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) en Solís casi José Martí. La mujer fue trasladada al Destacamento Femenino y estaba previsto que prestara declaración ante el fiscal Juan Pablo Lódola.

Un niño torturado y asesinado

El menor estaba al cuidado de Ivana Toledo y Fernando Grolino, quienes llamaron a una ambulancia y dijeron que el niño se había descompensado. El panorama que observó la profesional que llegó al lugar la obligó a denunciar lo sucedido y, tras las primeras averiguaciones, la Justicia dispuso la aprehensión de los jóvenes.


Tal como informó oportunamente 0223, los resultados de la autopsia mostraron los tormentos sufridos por la criatura antes de morir. El niño fue abusado y su cuerpo presentaba “politraumatismos en la totalidad de su cuerpo, hematomas internos; a nivel anal presenta desgarros de gran tamaño y profundidad, con dilatación compatible con empalamiento o penetración”.
Según la investigación, la mayoría de esas heridas se produjeron durante la realización de algunos ritos o por el placer que les generaba un maltrato permanente al chico. La Jueza de Garantías Rosa Frende dispuso la prisión preventiva de Toledo y Grollino por considerarlo autores de homicidio cuádruplemente agravado por su comisión por dos o más personas, premeditado, con alevosía y criminis causa.

Meses después avaló la elevación de la causa a juicio tras el pedido formulado por la fiscalía. En la misma investigación está imputado un hermano de Toledo, mientras que a la madre biológica del niño se le formó una causa por abandono de persona agravado.

Secretos y temor

Más allá de la detención de la pareja acusada de matar al niño, desde un comienzo los investigadores sospecharon que otras personas participaron –en el marco de un ritual– de algunos de los tormentos previos a que el niño fuera asesinado mediante una maniobra de asfixia por ahorcamiento.

Allegados a la investigación le confirmaron a 0223 que más allá de la suposición de que el crimen ocurrió mientras se realizaba una práctica umbanda, se encontraron con muchas dificultades para profundizar en las responsabilidades de quienes participaban de la actividad. “Si bien la gente estaba muy asustada, con un temor reverencial hacia la persona que oficiaba de Mae, lentamente se obtuvieron algunos testimonios que apuntaban a la responsabilidad de la mujer detenida”, indicaron.

“Se fue avanzando lentamente con los datos que algunos de los participantes de los rituales dieron acerca de lo sucedido en las jornadas previas”, señaló otra fuente cercana a la causa. Las declaraciones que se obtuvieron en fiscalía junto a la información que recabó personal de la Dirección Departamental de Investigaciones apuntaron a Rosana Toledo como la persona que daba las directivas en cada uno de los encuentros.

Más allá del gran temor por los castigos que la “Mae” podría provocarles si contaban detalles de los ritos, un par de testigos indicaron que la mujer ordenaba que castigo darle al niño y que Grollino era –la mayoría de las veces– el brazo ejecutor. Esos datos le permitieron al fiscal Juan Pablo Lódola solicitar la detención de Toledo como instigadora.

Ofrenda de sangre animal a los espíritus

En La Capital de Mar del Plata leemos que según informaron fuentes policiales, la mujer llevaba a cabo rituales “satánicos” en los templos ubicados en 12 de Octubre al 10.000 e Irala al 9.600. Allí la detenida realizaba sacrificios de gallinas y de diferentes animales, ofreciendo su sangre a los espíritus adorados por los participantes, siendo el más conocido “San La Muerte”. También se utilizaban diferentes restos humanos, como huesos o pelos, obtenidos del cementerio.

El niño, de sólo 4 años, era llevado a estas celebraciones umbanda, haciéndolo participar activamente de ellas. En las últimas ceremonias sufrió todo tipo de vejaciones, torturas con armas blancas y quemaduras con cigarrillos y habanos, además de abusos sexuales en forma de sacrificio.

El crimen de Cisneros se produjo el 11 de septiembre de 2015. El cadáver fue encontrado por médicos de Cardio, ante un llamado de Fernando Diego Grollino e Ivana Toledo. Ambos conformaban la pareja que se encontraba a cuidado del menor por pedido de su propia madre, quien era “hija de Religión” de la Mae Roxana. Con la aprehensión de Rosana Toledo, ya son cuatro las personas detenidas por este aberrante hecho.

Fuente: InfoCatólica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario