martes, 1 de septiembre de 2015

Los vecinos de Alta Gracia marchan por un cura asesinado porque hacía exorcismos




El padre Luis Cortés fue encontrado muerto en su casa, maniatado y quemado. Se especuló con la hipótesis del robo, pero los vecinos aseguran que lo mataron por una venganza y apuntan a brujos.

¿Los brujos asesinaron al cura de Alta Gracia? Los vecinos del pueblo cordobés salieron a reclamar justicia tras la muerte del padre Luis Cortés.

Los bomberos encontraron al cura muerto en su casa este sábado a la tarde.

Su cuerpo estaba debajo de una mesa. Tenía las manos atadas y fue quemado. Sus asesinos incendiaron la casa para borrar las huellas del crimen.

La primera hipótesis fue el robo, pero no se llevaron nada.

En el pueblo dicen que el padre Luis hacía exorcismos y están horrorizados por la posibilidad de que haya sido una oscura venganza.

Los casi 50 mil habitantes de la pequeña ciudad ubicada a 37 kilómetros de Córdoba capital están conmocionados y reclaman más seguridad.

Fuente: El Trece Tv.

lunes, 6 de julio de 2015

El crimen de "Ramoncito", un ritual satánico y 9 condenados a perpetua


Condenados. En el juicio anterior, siete personas fueron condenadas a perpetua por matar a Ramoncito. (Archivo)


El hecho ocurrió en 2006 en Corrientes, Argentina.

La víctima fue Ramoncito, un nene de 12 años, que fue violado, torturado y decapitado durante un ritual. Por el caso ya hay otras 8 personas con perpetua.

La justicia condenó con prisión perpetua a Daniel Alegre, uno de los principales acusados por el salvaje crimen de Ramón González, un nene de 12 años que fue violado, torturado y decapitado durante un ritual satánico ocurrido en Corrientes en 2006.

El Tribunal Oral en lo Criminal de Mercedes (integrado por Margarita López Rivanedeira, Marcos Mosca Tressens y Ana Noemí Ocampo) condenó a Alegre (27) con la pena máxima por considerarlo coautor del brutal crimen del chico, que era conocido como Ramoncito.

Alegre había permanecido prófugo desde marzo de 2007 hasta mayo de 2011, cuando fue detenido en la localidad cordobesa de Unquillo. Allí, pese a que era buscado por la justicia, trabajaba como inspector de tránsito.

Por el caso hay otras ocho personas con perpetua: Yolanda Martina Ventura (46), Esteban Iván Escalante (25), Jorge Carlos Alegre (36), César Carlos Alberto Beguiristain (24), alias "Carlitos", "El Porteño" o "El Brujo", Claudio Nicolás González (22), Osmar Aranda (56) y Ana María Sánchez (52). Mientras que la enfermera Patricia López está prófuga: había sido absuelta en el jucio oral pero condenada en casación.

"Se juzgó un crimen ritual mágico religioso, que mezcló prácticas de diversas creencias, con intenciones de generar una secta”, explicó el abogado querellante del caso, Marcelo Hanson. El 6 de octubre de 2006, Ramoncito salió de su casa rumbo a la escuela. Nunca volvió. Su madre denunció la desaparición a la Policía y comenzó una intensa búsqueda.

Dos días más tarde, los vecinos encontraron en un baldío cercano un cuerpo descuartizado. Las pericias determinaron que se trataba del nene buscado y establecieron que antes de ser asesinado Ramoncito había sido abusado y torturado.

La autopsia realizada al cadáver del nene reveló que había sido sometido a los peores vejámenes: lo habían violado y empalado, le habían quitado varias vértebras y, después de muerto, lo habían decapitado. Su cabeza no fue hallada en el baldío, sino en otro lugar y le habían quitado la piel.

El nene había sido asesinado durante un ritual satánico. Fue el relato de otra chica, de 14 años, el que ayudó a echar luz sobre el brutal crimen. La nena contó que fue obligada a presenciar la ceremonia ritual de la muerte de Ramoncito. Y contó los tormentos a los que fue sometido.

Fuente: Diario Clarín.

viernes, 29 de mayo de 2015

Acusan a un intendente de haber financiado a una secta satánica


Testimonio. La monja Pelloni al salir de los tribunales de Mercedes. Cargó duro contra Víctor Cemborain.


La monja Martha Pelloni le apuntó al declarar en el juicio por el crimen ritual de un nene de doce años.

La monja Martha Pelloni acusó al actual intendente de la ciudad correntina de Mercedes, Víctor Cemborain, de ser uno de los financistas de una secta que en 2006 drogó, violó, empaló, asesinó y luego decapitó a un chico de 12 años como parte de un ritual. Lo hizo durante una audiencia del juicio que se le sigue a un hombre que se habría encargado de cortarle la cabeza y de arrancarle el cuero cabelludo a la víctima.

El asesinato de Ramón González, más conocido como "Ramoncito", fue descubierto el 8 de octubre de 2006, cuando apareció su cuerpo decapitado junto a las vías del tren, en Mercedes. Por el crimen ya fueron condenados a perpetua 9 integrantes de una secta que mezclaba ritos kimbanda y otros cultos afrobrasileños.

Pero ahora está siendo juzgado otro imputado, Daniel Alberto Alegre, quien permaneció prófugo hasta 2011, cuando fue capturado por la Policía de Córdoba en la localidad de Sierras Chicas. Allí trabajaba como inspector de tránsito. En el marco de este juicio declaró la monja Martha Pelloni, quien se hiciera conocida por organizar las "marchas de silencio" que siguieron al crimen de María Soledad Morales en Catamarca (1991).

Pelloni trabajó intensamente desde la Fundación "Infancia Robada" durante la investigación del caso "Ramoncito". Y se encargó de cuidar a la testigo clave, una nena de 14 años que presenció todo lo ocurrido y a quien se conoce como "Ramonita". Para declarar en el juicio, la monja fue acompañada por el obispo de Goya, Adolfo Canecín, quien oyó todo su testimonio.

Durante más de una hora, la religiosa abundó en detalles de lo que conoce del caso y de su relación con "Ramonita", y culminó pidiendo que se abra una causa para investigar a los financistas de la secta. Entre ellos señaló al actual intendente de esta ciudad, Víctor Cemborain, quien por aquellos años no ocupaba ese cargo y que ayer no respondió a las consultas de Clarín.

La monja describió horrores. Contó cómo "le pagaron 1.300 pesos" a una madre para que entregara a un bebé al que luego "en un rito violaron y mataron". Y explicó que tras ese crimen al chico "le sacaron algunos huesitos, que guardaban como parte del ritual para tirarlos frente a la casa de personas de Mercedes a las que no querían".Su testimonio conmovió a todo Corrientes.

Fuente: Diario Clarín.